Megalo Box

Por: Victor Peña

Megalo Box es la historia de un chico de clase baja que aprendió a pelear y a esquivar golpes entre las calles más pobres de su barrio, un chico talentoso que se ve obligado a perder contra oponentes mediocres ya que es la única forma que tiene para ganar dinero y sobrevivir debido a las condiciones tan pobres en las que vive.
Underdog; apodado asi entré las diferentes casas de apuestas en las cuáles acostumbran arreglar dichas peleas, es entrenado por Gansaku Nanbu, un entrenador cuyas glorias pasadas se han derrumbado por su adicción a la bebida y a las apuestas. Nanbu es el que obliga a Underdog a perder las peleas para ganar dinero pero en el fondo cree plenamente en sus habilidades como boxeador.

El animé se desarrolla en un futuro en el cual la desigualdad social entre pobladores es muy notoria, bajo esas condiciones nace un deporte bautizado Megalo Box, el cual cuenta con las mismas reglas del box, solo que los peleadores pueden utilizar una armadura robótica para aumentar la fuera y letalidad de los golpes.

Pero al presentarse la única oportunidad para salir de la miseria sabe que no la puede desaprovechar y se da en Megalonia, un torneo organizado por una compañía de personas con cantidades infinitas de dinero, que busca reunir a los cuatro mejores megalo boxeadores del mundo sobre un mismo cuadrilátero. Este torneo parece tener a todos muy entusiasmados menos a Underdog, que piensa que no hay ninguna diferencia entre ese dichoso Megalonia y una pelea callejera lo cual aprende de mala manera y sobre todo a golpes que logran dejarlo al filo de la muerte en algunas ocasiones.

Sin embargo y en contraste con tan grandiosa historia y personajes tan bien estructurados Megalo Box no logra crear una atmósfera tan agradable para los que gozan y los que no de consumir animé, dado a que no logran sobrellevarla a una buena estructura en cada capítulo, aunado a eso, te deja a desear más de lo que ves en cada una de las batallas en el cuadrilátero sabiendo que es la temática principal de la historia, sin mencionar que los diálogos son demasiado repetitivos, al grado de ser muy predecibles.
La dirección de doblaje, regular. Los talentos, bien, pero eso no quiere decir que el lado satírico se vea afectado por chistes forzados e innecesarios.
Cabe recalcar que la participación de los actores de doblaje Humberto Velez con el personaje de Nanbu y del antagonista con el personaje de Yuri rescatan la dinámica que tratan de implementar a lo largo de los capítulos en la adaptación al lenguaje español con su manera tan impecable de caracterizar a los personajes aunque de igual manera se logra notar lo deficiente que es la estructura de dicha historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *